0
0,00
  • Carrito vacío

    No tienes nada en tu carrito

Cómo combatir el Oídio

Cómo combatir el Oídio

El Oídio, también conocido como ceniza o moho blanco, es un hongo que forma parte de la familia de Erisifáceos (Erysiphaceae), tiene un gran número de especies distintas (900 aprox.).

Afecta a diversas especies de plantas y árboles alrededor del mundo, es un vello blanquecino que actúa sobre hojas y tallos en plantas débiles, situadas normalmente a la sombra y en zonas o épocas de mucha humedad ambiental. Podemos ver su micelio a simple vista, un atributo diferenciador del Oídio respecto a otros hongos patógenos.

La planta va a proporcionar al hongo todo lo necesario para vivir, normalmente no causan la muerte de ésta, sin embargo, la debilitan causando daños por necrosis en las hojas e inmadurez del fruto.

El hongo se encuentra presente en ambas partes de la hoja. Las hojas se abarquillan y se produce su caída. Puede presentar manchar púrpuras o rojizas. Las flores presentan una disminución de polen y el hongo puede causar su muerte. Los frutos infectados pierden brillo y obtienen mal sabor, los no maduros no llegan a madurar. Se da tanto en cultivos de interior como exterior.

¿Por qué aparece el Oídio?

Su aparición se debe a una combinación de factores, entre los que intervienen el tiempo atmosférico, el ambiente, y en el caso de cultivos, también influye el abono: algunos abonos excesivamente cargados de nitrógeno, condiciones de poca luz, exceso de humedad. La pobreza genética también es una causa a tener en cuenta.

Este hongo suele darse en ambientes de elevada humedad, riegos por aspersión, o lluvias prolongadas con temperaturas entre 10º y 20ºC. Su propagación se ve favorecida por los cortes y heridas.

Pueden influir por tanto una ubicación excesivamente sombreada, una mala elección de especie (poco adaptada a la humedad de nuestro huerto), un excesivo espesor de follaje con la poca ventilación resultante, las podas y el descuido de las heridas causadas y las conjunciones de temperatura y humedad elevadas.

Por otro lado, el exceso de nitrógeno en los abonos obliga a la planta a absorber más agua de lo normal favoreciendo la aparición del hongo.

Consejos para eliminar el Oídio

Eliminar las partes afectadas

Esta será nuestra primera actuación sobre la planta afectada. Eliminando las partes afectadas a tiempo evitaremos la propagación a otras hojas y tallos y también entre plantas.

Aireación y poda

Una falta de aireación puede facilitar la colonización del oídio, esto puede ser debido a un follaje demasiado denso y apretado. Los aclareos y podas pueden ser una solución temporal, si el problema persiste deberemos optar por cambiar la planta de sitio o elegir una especie mejor adaptada a la humedad de la zona.

Azufre

Podemos controlar los oídios con un quemador de azufre, fertilizante perfecto para evitar esta plaga de hongos y otras plagas de insectos como la araña roja, etc. Lo que hace es cambiar el PH que hay en la superficie donde se encuentra el cultivo, evitando así las plagas.

Fertilizantes minerales

Los fertilizantes minerales, también llamados fertilizantes químicos, no están completamente formados de materiales naturales. Esto es porque los fertilizantes minerales se forman a partir de procesos químicos. No obstante, los materiales que pueden ser encontrados en estos abonos, puede también ser encontrados en el medio natural. Todos los elementos que están presentes en los fertilizantes minerales puede ser tomados por la planta instantáneamente, no es necesaria ninguna transformación. Esto se ve como una ventaja, ya que no es dependiente del suelo vivo. Además, estos fertilizantes son fácilmente solubles y por tanto fáciles de añadir a la planta. Además, el esquema nutricional puede ser formulado en línea con las necesidades de la planta y por tanto siempre en línea con los deseos del productor. Al contrario del uso de abonos orgánicos, los fertilizantes minerales proporcionan a la planta la oportunidad de elegir uno o más elementos que sean necesarios en ese preciso momento. Los fertilizantes minerales ofrecen la posibilidad de dirigir la fertilización. Por lo tanto, es posible cubrir todas las necesidades de la planta, que son calculadas en el esquema nutricional. Los fertilizantes minerales no contribuyen al suelo vivo, lo cual es una desventaja. También, la cantidad de sodio en los fertilizantes minerales es mayor que en abonos orgánicos. El sodio se puede acumular y causar daños en las raíces, si los fertilizantes minerales no son añadido a la planta correctamente. Esto es algo a lo que definitivamente hay que ponerle atención cuando use fertilizantes minerales.

Favorecer la biodiversidad

Está demostrado a través de estudios realizados en la comunidad valenciana que en las tierras inoculadas con Trichoderma harzianum, un hongo antagonista de hongos patógenos, la enfermedad es prevenida y evitada en un elevado porcentaje de casos.

Otra opción igual de válida es la de utilizar algún producto ecológico ya preparado y con garantías. Aquí un par de ejemplos de nuestro catálogo:

Battle Antihongos

El Fitofortificante Ecológico Anti Hongos BATLLE es una mezcla de componentes con acción preventiva frente a hongos que actúan como revitalizante y protector.

Oidioprot

OIDIOPROT es una mezcla de nutrientes y factores para el crecimiento de la microflora procedentes del Extracto de Microorganismos específicos que impiden el desarrollo del hongo. El producto no es tóxico y carece de residuos.

Deja un comentario

Call Now ButtonLlámanos