0
0,00
  • Carrito vacío

    No tienes nada en tu carrito

Todo lo que debes saber sobre la EC (Electroconductividad)

Todo lo que debes saber sobre la EC (Electroconductividad)

La electroconductividad o conductividad eléctrica (CE en castellano o EC en inglés) expresa la concentración de sales en el agua, elemento vital para la nutrición de las plantas y cosechas.
Las raíces absorben los nutrientes por osmosis, un proceso físico-químico que se basa en el equilibrio entre los compuestos que existen dentro y fuera de la planta. Si la concentración de estos elementos es demasiada en el agua (valores de EC elevados), el vegetal no podrá absorberlos. Si por el contrario es muy baja, la planta también se ve perjudicada.
Medir la concentración de una solución nutritiva es un trabajo fundamental para cultivar plantas sanas y producir buenas cosechas. El cultivador debe enfocarse en este tema para evitar que sus plantas tengan deficiencias de nutrientes o sobrealimentación.

¿Cómo funciona la EC (Electroconductividad)?

El agua destilada pura no conduce eficientemente la electricidad. Pero el agua del grifo contiene suficientes sustancias como para conducir la electricidad. Las sales contenidas en todos los nutrientes para el cultivo añaden más iones con cargas eléctricas positivas y negativas, que se atraen entre sí. Así, una mayor concentración de nutrientes en el agua produce un líquido que conduce más eficientemente la electricidad. Esta conductividad es medible y muestra la cantidad de fertilizante que contiene el agua.

Las escalas más utilizadas para medir la concentración de productos químicos en el agua son las escalas de conductividad eléctrica (EC) y la escala de partes por millón (ppm). Esto último también se denomina sólidos disueltos totales o escala TDS. La única diferencia es que un medidor EC muestra las lecturas en siemens/metro (S/m) o milisiemens/centímetro (mS/cm) y un medidor TDS muestra las lecturas en partes por millón (ppm).

¿Cómo absorben los nutrientes las plantas?

Las plantas absorben agua a través de las membranas de sus raíces mediante un proceso de osmosis. La fuerza que realmente impulsa esta absorción viene como resultado de la presión osmótica, que siempre fija el movimiento de una solución menos concentrada hacía una solución más concentrada. Al regarla, la solución nutritiva está en un lado de la membrana de la raíz y el agua dentro de la raíz está en el otro. Las plantas producen azúcares en sus raíces, lo que aumenta la concentración de la solución dentro de la raíz y hace que el agua entre en la planta desde la solución nutritiva gracias a esta diferencia de presión osmótica.

 

¿Qué sucede cuando la EC es demasiado alta?

Una solución nutritiva de riego con alta EC puede abrumar fácilmente la capacidad de la planta para aumentar la concentración de azúcares en sus raíces. Los fertilizantes que utilizamos son diferentes formas de sales. Si pones demasiada sal en el agua, entonces la planta tendrá problemas mientras la solución nutritiva sea más concentrada. Si nos pasamos con la concentración de sales, la ósmosis puede revertirse desencadenando un mecanismo biológico de protección que consiste en segregar agua por las raíces con el objetivo de diluir poco a poco el exceso de sales minerales. La consecuencia nefasta de este mecanismo de auto defensa inmunitario es la deshidratación de la planta. Esta lucha por el agua y la «ósmosis inversa» es lo que causa todos los síntomas que se conocen como la «quemadura por exceso de fertilizante»: marchitez, puntas quemadas, hojas secas y crujientes, rizado de hojas, crecimiento lento y eventual muerte de la planta.

¿Qué sucede cuando la electroconductividad (EC) es demasiado baja?

Cuando la EC de la solución nutritiva es demasiado baja, las plantas «beben» demasiada agua y producen menos azúcares, porque la concentración de azúcares en sus raíces es mayor que la concentración de sales en la solución nutritiva. Pero este agua extra no significa que las plantas estén captando los nutrientes necesarios. Así, la baja EC expone a la planta a un riesgo de subfertilización porque hay menos fertilizante en el agua. Como resultado, el follaje se vuelve débil y suave, a menudo verde claro o pálido. Recuerda, una condición de baja EC se corrige más fácilmente que una alta concentración: siempre es mejor equivocarse agregando muy poco fertilizante que demasiado. Si una planta comienza a desarrollar una deficiencia de nutrientes, siempre puedes darle un poco de lo que falta. Si fertilizas en exceso, los nutrientes pueden acumularse hasta niveles tóxicos en la planta.

¿Cuál es el rango ideal?

Las plantas deberían comenzar su crecimiento con una EC baja, para después aumentar progresivamente, para cubrir las necesidades nutricionales de un crecimiento además de elevar el valor osmótico interno. Un rango indicativo de EC para las plantas cultivadas en tierra es:

  • 0,8-1,3 para las plántulas.
  • 0,5-1,3 para clones.
  • 1,3-1,8 en fase vegetativa.
  • 1,2-2,0 durante la floración.

Un medidor de EC elimina todas las dudas a la hora de fertilizar adecuadamente las plantas. Si la EC se eleva por encima de 1,8 durante la etapa de crecimiento vegetativo, simplemente añade más agua al depósito para reducir la EC. Si la EC es demasiado baja, simplemente añade más fertilizante. ¡Es así de simple!

 

Deja un comentario

Call Now ButtonLlámanos