0
0,00
  • Carrito vacío

    No tienes nada en tu carrito

Plagas en tu cultivo: ¿Cuáles son y cómo tratarlas?

Plagas en tu cultivo: ¿Cuáles son y cómo tratarlas?

Una de las mayores preocupaciones que tiene un cultivador durante el verano es que sus plantas se infecten con plagas. Hay al menos 100 organismos que se alimentan de la planta.

Es por ello que es importante prevenir este escenario, los insectos y/o ácaros que aparecen en nuestras plantas generalmente se debe a una mala limpieza en el área de cultivo o condiciones ambientales que propician su aparición y posterior propagación.

Plagas comunes en cultivos de cannabis

Entre las plagas que pueden afectar al cultivo de cannabis están insectos como arañas, mosquitos, hongos, hasta mamíferos como gatos. Estas son las pestes más comunes que suelen aparecer en nuestras plantas de cannabis.

Araña roja:

Es una de las plagas más comunes. Estos diminutos ácaros de color rojizo se alimentan de la planta, debilitándola poco a poco.

Usualmente aparecen en condiciones ambientales donde se presentan los siguientes actores:

  • Alta temperatura
  • Baja humedad relativa
  • Mala ventilación
  • Periodos de sequía o riego irregular

Se alimenta del contenido celular de la hoja, absorbiéndolas desde dentro, y deposita sus huevos dentro de la hoja. Tienden a situarse en el envés (parte posterior) de la hoja. Las heridas que deja en la hoja son pequeños puntos blancos/amarillos y una decoloración con tonos café en torno a los nervios de las hojas.

Al principio atacarán las hojas más bajas y de ahí irán escalando a las hojas superiores y los brotes más tiernos, disminuyendo el rendimiento del cultivo al afectar la capacidad de la hoja de realizar la fotosíntesis.

Es común en cultivos bajo altas temperaturas y bajo control de humedad, ya que es una plaga que se desarrolla mejor en estas condiciones. Se reproduce rápidamente y en etapas más avanzadas podemos llegar a ver telarañas alrededor de las hojas y entre los tallos.

Pulgones:

Son pequeños insectos de distintos colores, generalmente entre los tonos de verde, amarillo y negro. Miden entre 1 y 4 milímetros, su cuerpo es de forma ovalada, algo similar a una garrapata. Son transmisores de virus y absorben la savia, nutrientes y carbohidratos de la planta, debilitándola y causándole estrés.

Al igual que las arañas rojas, aparecen en lugares con altas temperaturas y baja humedad. El exceso de fertilización también propicia su propagación.

Se puede observar a simple vista en el envés de las hojas de los nuevos brotes.

También notaremos la presencia de mielato, una especie de miel color ámbar que segrega el pulgón y que atrae principalmente hormigas, abejas y avispas, al igual que causa la aparición de hongos. Es por eso que si tienes hormigas en tus cultivos, debes buscar rastros del pulgón ya que suelen aparecer y convivir juntos.

Las hormigas juegan un papel importante en el ciclo de vida de los pulgones, éstos absorben savia y excretan las sustancias que no utilizan como agua y carbohidratos, especialmente sacarosa, fructosa y glucosa, que para una hormiga es un verdadero manjar.

Las hormigas recolectan el mielato, protegen las larvas del pulgón de los depredadores naturales y transportan los pulgones a los mejores lugares de las hojas donde puedan recolectar más savia. Por lo que trabajan en conjunto para sobrevivir.

Cochinilla Algodonosa:

Tiene forma ovalada, colores grises claros y una cubierta que parece algodón, de ahí su nombre.

Son uno de los insectos chupadores de mayor tamaño, por lo que se pueden ver en las hojas al igual que en los tallos más tiernos succionando la planta.

Succionan la salvia a gran velocidad causando graves daños en las hojas. Pero además, producen una melaza negra pegajosa que podremos ver en tallos y hojas. Esta melaza atrae hongos y hormigas.

Se desarrolla en medios cálidos y húmedos. Su aparición se asocia a plantas débiles, enfermedades, estrés causado por podas mal realizadas, trasplantes mal efectuados o separar esquejes incorrectamente.

Trips:

Son insectos voladores alargados, de color amarillo claro. Al igual que los pulgones, se alimentan de la planta y tienen una alta probabilidad de transmitirle virus.

Se detectan a simple vista y además dejan marcas blancas y amarillas cando succionan. Aparecen con mayor frecuencia en cultivos de interior gracias a las altas temperaturas que se generan en este tipo de cultivos.

Mosca blanca:

Es otra plaga muy frecuente en los cultivos de marihuana. Son pequeños insectos voladores blancos, de no más de 1-1,5 milímetros. Suelen aparecer y propagarse en condiciones ambientales de alta temperatura y alta humedad.

Se alimenta succionando la savia de las hojas por medio de pequeñas picaduras. Esto debilita a la planta, y de no ser controlada, pueden provocar deshidratación, clorosis (amarillamiento) y afectar su desarrollo.

Detectarlas es sencillo, ya que son visibles a simple vista. Cuando muevas un poco la planta, saldrán volando. Además, podrás notar pequeñas picaduras blancas en las hojas. También podremos notar una especie de melaza que expulsan, que atrae a otras plagas, como las hormigas y el moho negro.

Su aparición y propagación está relacionada a medios con altas temperaturas y alta humedad. Además cuando hay irregularidades en la fertilización las plantas se debilitan y quedan expuestas al ataque de ésta y otras plagas.

Las orugas, los caracoles y babosas:

Aparecen comúnmente en cultivos de exterior, habitualmente salen a comer en la tarde-noche y se devoran las hojas de las plantas.

No son realmente plagas. Si estamos atentos revisando continuamente, podremos notar las mordeduras y eliminarlas manualmente.

Las orugas se camuflan muy fácilmente y no suelen salir de día, por lo que si ves una hoja mordida, te recomiendo revisar en la noche con una linterna. Les gusta la humedad por lo que siempre es bueno revisar después de un día de lluvia o al rato después de regar.

Prevención y control de plagas

El ideal primordial es no tener que combatir una plaga, sino tomar las medidas preventivas necesarias para evitar que éstas aparezcan en el cultivo. Los invasores tienen un impacto altamente negativo en los resultados que obtendremos.

Entre los cuidados que podemos hacer para prevenir la aparición de plagas tenemos:

  • Mantener el espacio de cultivo limpio y libre de maleza.
  • Reducir el polvo, ya que es el entorno ideal para los ácaros.
  • Usar productos preventivos y trampas para plagas.
  • Alimentar correctamente tus plantas.
  • Evita el exceso de nitrógeno y las irregularidades en la fertilización.
  • Evita la sequía y suelos encharcados.
  • Controlar las condiciones ambientales como temperatura y humedad.
  • Mantener una buena ventilación en cultivos indoor o invernaderos (dificulta el vuelo de los insectos).
  • Revisar periódicamente.
  • En espacios cerrados se utiliza el control biológico con depredadores naturales como mariquitas (chinitas).
  • Diversificar tus cultivos; sembrar plantas que ayuden a proteger y repeler plagas.

Deja un comentario

Call Now ButtonLlámanos