0
0,00
  • Carrito vacío

    No tienes nada en tu carrito

Abonos orgánicos y minerales

Abonos orgánicos y minerales

¿Cuál es la diferencia entre los abonos orgánicos y los abonos minerales?

Tal como nos pasa a los humanos, las plantas necesitan alimentación para crecer. Para ser capaces de crear la óptima proporción de NPK (Nitrógeno, Fósforo y Potasio), las plantas deben tener cantidad adecuada de estos elementos nutricionales. En este artículo veremos la diferencia la diferencia entre los abonos orgánicos y los fertilizantes minerales, también llamados fertilizantes químicos.

Abonos orgánicos

Los abonos orgánicos están formados por materiales naturales, tales como bacterias, hongos, insectos, lombrices y otros organismos. El suelo vivo es estimulado por estos materiales naturales. Los abonos orgánicos necesitan ser transformados por otros organismos del suelo para que estén disponibles para la planta como alimento. El momento, la cantidad y el orden en que estos elementos son tomados, son elegidos por la planta. Los abonos orgánicos indirectamente aseguran la resistencia de la planta a plagas, enfermedades y virus. Para algunos productores, el uso de abonos orgánicos lleva consigo una desventaja: el producto puede oler. Esto es porque están hechos de materiales naturales de origen vegetal o animal. Dejando de lado este pequeño inconveniente, los abonos orgánicos tiene también muchas ventajas. Nuestro especialista en fertilizantes explica alguna de las ventajas en este artículo.

Fertilizantes minerales

Los fertilizantes minerales, también llamados fertilizantes químicos, no están completamente formados de materiales naturales. Esto es porque los fertilizantes minerales se forman a partir de procesos químicos. No obstante, los materiales que pueden ser encontrados en estos abonos, puede también ser encontrados en el medio natural. Todos los elementos que están presentes en los fertilizantes minerales puede ser tomados por la planta instantáneamente, no es necesaria ninguna transformación. Esto se ve como una ventaja, ya que no es dependiente del suelo vivo. Además, estos fertilizantes son fácilmente solubles y por tanto fáciles de añadir a la planta. Además, el esquema nutricional puede ser formulado en línea con las necesidades de la planta y por tanto siempre en línea con los deseos del productor. Al contrario del uso de abonos orgánicos, los fertilizantes minerales proporcionan a la planta la oportunidad de elegir uno o más elementos que sean necesarios en ese preciso momento. Los fertilizantes minerales ofrecen la posibilidad de dirigir la fertilización. Por lo tanto, es posible cubrir todas las necesidades de la planta, que son calculadas en el esquema nutricional. Los fertilizantes minerales no contribuyen al suelo vivo, lo cual es una desventaja. También, la cantidad de sodio en los fertilizantes minerales es mayor que en abonos orgánicos. El sodio se puede acumular y causar daños en las raíces, si los fertilizantes minerales no son añadido a la planta correctamente. Esto es algo a lo que definitivamente hay que ponerle atención cuando use fertilizantes minerales.

¿Qué fertilizantes son mejores para el cultivo?

La elección correcta de fertilizantes para tu cultivo depende de varios factores. El tipo de substrato, las necesidades nutricionales y sensibilidad del cultivo, y la manera en la que usted quiera añadir los fertilizantes al cultivo, son los factores que debe tener en cuenta a la hora de tomar la decisión. Es recomendable ser aconsejado por uno de nuestros especialistas en fertilizantes si está decidiendo entre los dos tipos de fertilizantes.

Deja un comentario

Call Now ButtonLlámanos